paseos en San Martín de los Andes

city tour a bordo de un red bus

Este clásico paseo por la ciudad y sus alrededores tiene un condimiento extra: se hace a bordo de un micro londinense de dos pisos que es toda una pieza de colección.

En compañía de un guía especializado -conocedor de la historia y la geografía de la ciudad-, el paseo se extiende a lo largo de 25 kilómetros y demora alrededor de una hora y media.

Parte desde el centro de la ciudad en dirección a Junín de los Andes, con la idea de recorrer una zona plana conocida como Vega Maipú. Todo este tramo permite apreciar los numerosos barrios y loteos de altura nacidos al compás de la explosión urbana ocurrida en los últimos años.

El recorrido vuelve al punto de origen para dirigirse al ex hotel Sol de los Andes-emplazado en el cerro Comandante Díaz-, lugar que permite una buena vista panorámica de la ciudad y del lago Lácar.

Por último, el bus ingresa al parque nacional Lanín por la ruta de los Lagos que bordea la costa del Lácar. En el marco de un paisaje increíble se avanza unos cinco kilómetros hasta el desvío que indica la entrada al balneario Catritre, punto desde el que se emprende el regreso a la ciudad.

El red bus es una atracción aparte y está muy bien conservado. Se trata de un modelo Routemaster 1962 con motor Leyland que forma parte del Club de Automóviles Clásicos con sede en París. Antes de cumplir con su tarea recreativa en la ciudad de San Martín de los Andes integró la colección del Museo del Automóvil de Buenos Aires. Realmente se encuentra muy bien conservado.
Guía Sendas y Bosques
tips
El paseo es ideal para niños y personas mayores que no pueden realizar largas caminatas.
En verano se realizan dos salidas diarias: a las 10:30hs. y 18:30hs. Durante el resto del año se mantiene exclusivamente el horario de la tarde.
Se toma el bus en la plaza San Martín, junto a la parada de taxis que está sobre la avenida del mismo nombre.
Los pasajeros permanecen todo el tiempo a bordo del vehículo ya que el paseo no contempla paradas. Esto obliga a tomar fotografías a través de los vidrios o apelando a las aberturas poco amplias de las ventanillas, sin demasiada posibilidad de lograr buenos resultados.
Page created in: 0.019 seconds.