paseos en San Martín de los Andes

paseo en auto a Quila Quina

El camino, angosto y de cuestas pronunciadas, avanza en medio de paisajes únicos. Poco antes de la llegada ofrece una visión panorámica del Lago Lácar.

Tras seis kilómetros de asfalto por la RN 234, un desvío hacia la derecha –no siempre bien señalizado- marca el inicio del angosto camino de ripio hacia Quila Quina. El paseo avanza salpicado por la presencia de animales pastando libremente y varias viviendas de la comunidad mapuche Curruhuinca, dueña de estas tierras. Sus huertas y corrales son evidencia del modo en que subsisten estos pobladores.
En la villa existe un sector residencial, con casas que sólo suelen ser ocupadas por sus propietarios durante las vacaciones y que contrastan con la precariedad de las anteriores. Lo que todas comparten es un entorno común de robles, coihues, ñires, maitenes y radales.
Las playas son de arena blanca y se despliegan a lo largo de tres kilómetros de costa. Un muelle, un parador donde se puede tomar café o comer bien, baños sanitarios públicos en perfecto estado, alquiler de elementos para el deporte náutico y puestos de artesanías conforman la completa infraestructura de servicios del balneario.
Se puede recorrer Quila Quina a pie –se trata de la mejor opción- y llegar hasta la península por senderos poblados de árboles nativos que incluyen uno de carácter interpretativo, el Cipresal. La zona está llena de arbustos de rosa mosqueta que, promediando el verano y maduros sus frutos, son blanco de recolectores que se animan a la laboriosa tarea de convertirlos en dulce casero.
Un paseo ineludible es la cascada del Arroyo Grande, ubicada a 7 kilómetros del muelle de Quila Quina. En realidad se trata de una sucesión de rápidos de gran belleza y visibles desde corta distancia, que fluye con fuerza entre rocas enormes y troncos arrastrados por la corriente. Para visitarla hay que traspasar una tranquera después de haber abonado el acceso a los miembros de la comunidad mapuche, dueños y administradores de estas tierras. Otro circuito atractivo es el que conduce a un cañadón de pinturas rupestres y a la cueva del León, refugio de pumas cuando sopla el temible viento Puelche.
viajeporsanmartin.com.ar para viajeporsanmartindelosandes.com
Guía Sendas y Bosques
tips
El camino exige precaución a los conductores. Es angosto y sus múltiples curvas obligan a respetar la mano en que se transita.
Durante el invierno suele volverse intransitable y sólo se puede llegar por vía la lacustre.
Page created in: 0.012 seconds.