cultura y entretenimiento en San Martín de los Andes

museo del Che, La Pastera

Para conocer la vida y el pensamiento de este mítico personaje y porque no, sentirse parte de un viaje que comenzó como una aventura y en su camino, delineó los pensamientos de este líder revolucionario que cambió la historia latinoamericana para siempre.

Sobre la esquina de R. Roca y Sarmiento, pleno centro de San Martín de los Andes, ejercicio de imaginación mediante, no resulta difícil evocar a estos dos jóvenes arribar a esta aldea, allá por fines de enero de 1952. Fueron los trabajadores del Parque Nacional Lanín quienes tendieron “una mano” solidaria a aquellos jóvenes de entonces, Ernesto Guevara de la Serna y Alberto Granado, en su primer viaje por nuestra entrañable Latinoamérica y les permitieron alojarse en la llamada “Pastera” (lugar donde se guardaba el pasto).

Será por la irresistible combinación de madera y piedra, o por la cálida presencia de este líder memorable que La Pastera resulta una parada obligada para todo visitante, de cualquier parte del mundo, que arribe esta ciudad del sur.

Ya desde el ingreso se aprecia la voluntad estética de conservar ese espíritu de mediados del siglo pasado, con un expendedor de nafta similar al que estaba ubicado en La Pastera cuando Ernesto Guevara y Alberto Granado eligieron este lugar para pasar la noche. El galpón que supo alojarlos, está reciclado con parámetros de museología y arquitectura moderna.

En la puerta nos recibe un completo sector de librería, único espacio construido íntegramente a nuevo, que ofrece joyas de colección: materiales, publicaciones, fotos y libros editados por el Centro de Estudios Che Guevara de La Habana, Cuba.

En la sala principal, los paneles dinámicos e informativos recrean la vida del líder revolucionario, con una biografía ágil, acompañada por fotografías inéditas. Los paneles temáticos que completan la muestra nos acercan la visión del Che sobre los trabajadores, la juventud, su concepción del hombre nuevo, Fidel Castro, la familia. Cálidos y precisos a la vez, los textos van sumergiendo al visitante en su apasionante historia de vida.

Ese andar por su obra y pensamiento, es lo que hace que este museo en realidad poco a poco vaya convirtiéndose para quien lo visita, en un lugar en donde la esencia ideológica y su constante presencia en los cambios sociales, lo sigan proclamando uno de los personajes más respetados y valorados a nivel mundial.

Otra forma de navegar por la vida del Che es a través del multimedia, producido por la Asociación Trabajadores del Estado (ATE). Entre escritos, videos, música y fotografías, se destaca el audiovisual institucional que muestra, además, la historia del Museo. Otro soporte informativo es una pantalla de plasma donde se reproducen en forma permanente audiovisuales, discursos y entrevistas.

La ayuda visual, en donde se puede ver a Ernesto Guevara en medio de discursos multitudinarios hablando no tanto como un referente político, sino como un ciudadano más, es un punto que hace de este lugar algo diferente; ya que aquí su historia es narrada por sus mismas palabras, sus cartas, sus escritos y por su familia.

El recorrido, que también cuenta con un homenaje a los desaparecidos durante la dictadura militar, termina en el entrepiso de la sala donde se puede observar una ambientación con fardos de pasto, espacio original donde durmieron Guevara y Granado en el verano de 1952.

Con la llegada del calor, múltiples actividades se desarrollarán al aire libre en el anfiteatro exterior que da por finalizada la recorrida.

“La Pastera, museo del Che” no es un museo más. Es un refugio para la historia, el análisis y la reflexión sobre uno de los personajes más emblemáticos de la historia, que todos sabemos nombramos, pero no muchos conocemos.
Guía Sendas y Bosques
tips
Page created in: 0.013 seconds.